¡La boloñesa no existe!


Para acabar esta “semana gastronómica”, dejo un par de reflexiones sobre la cocina italiana en versión ibérica.

Tengo que decir que los peores estropicios los he visto hacer con las pizzas – ese famoso plato cuya “z” saca de quicio a más de uno a la hora de pronunciarla. En un principio aquí en España se respeta, más o menos, en su esencia, pero a veces se combina con ingredientes discutibles, sobre todo en ciertas cadenas o en las versiones congeladas de algunas marcas.

Así que un NO rotundo a:

pizza carbonarakebab pizza barbacoa/kebab, pizza con queso en el interior de la masa, y lo peor que la mente humana pueda haber engendrado:

la pizza carbonara!!! ¿Eso qué eeeees?!?

pepperoniAh, y la pizza pepperoni… me gustaría saber de dónde salió, ya que en italiano “peperoni” (con una sola “p”) quiere decir pimiento; se le pone un nombre que suene a italiano, pero se le echa encima algo que “peperoni” desde luego que no es…

carbonaraRetomando el tema carbonara, hay que precisar que NO lleva nata, ni la ha llevado jamás. Esa salsita que envuelve la pasta es simplemente huevo batido crudo que se cuece con el contacto con la pasta caliente y al que se le añade queso rallado y panceta.

Seguimos con la pasta, tratando ser breves:

Por mucho que les pese a mis amigos catalanes, los canelones (o “canAlones”, bendita fonología que tienen….) no son su plato tradicional, ¡es nuestro!

pasta huevoY un mensaje personal: lo siento, cariño… la pasta versión “arroz a la cubana” es delito: por favor: ¡deja de echarles huevo frito a los macarrones! Da escalofríos sólo de verlo…

lasañaCuanto a la lasagna tradicional, ¡no se inunda de bechamel!

Simplemente se alterna una capa de esta salsa con otra de tomate o de “boloñesa”.

Sí, entre comillas. Porque como dice el título de este post, la boloñesa no existe.

No sé quién la inventó, ni por qué, ni qué había bebido antes de hacerlo… El hecho es que si vais Italia y pedís pasta a la boloñesa, no se os entenderá. Lo que sí existe es la salsa “ragù”, a base de carne y tomate; una de sus muchas versiones es el “ragù alla bolognese”, de ahí probablemente que se haya cambiado el nombre de la receta.

Podemos terminar endulzando la comida con un postre típico… ¿os apetece un tiramisù? Sí, ese rico pastel que tampoco lleva nata (como la carbonara), sino una salsa de huevo y crema mascarpone.

cappuccinoY para acabar una típica comida italiana, no puede faltar un buen café. Rigurosamente espresso. Es decir, NADA de leche. Bueno, con algo de compasión podemos soportar la vista de alguien tomando un cortado; lo que está totalmente prohibido después de comer es el cappuccino.

Ningun italiano tomaría jamás un cappuccino después de comer… a no ser que se haya españolizado, como yo 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s